Buscar

Derechos maternos


¿No os habéis encontrado a vosotras mismas muchas veces repitiendo la frase "yo también tengo derecho"?


Yo continuamente...


Parece que cuando nos convertimos en madres perdemos derechos básicos, como por ejemplo ir a hacer pipí cuando tenemos ganas o dormir cuando nos da la gana.


Yo por supuesto he perdido el derecho absoluto a comerme MI comida YO y que nadie meta sus manazas en mi plato.

Simplemente me resigno, y cuando veo esas manitas dentro de mi plato simplemente suspiro.



Si eres madre no volverás a comer tu plato entero


¿Y los coditos clavándose en cualquier parte de nuestro cuerpo? ¿En serio? ¿Porqué tienen que comer apoyados en nosotros?

Tengo marcas de codos en las piernas. Mis muslos están amoratonados y hartos de ser el punto de apoyo de dos niñas que son incapaces de aguantar rectas cuando comen. Parece que a esa hora se active un imán que atrae a sus coditos directos a mis muslámenes.


¿Y qué me decís de la televisión? ¿Porqué somos precisamente nosotras las que no tocamos el mando ni de casualidad? Bueno, sí, lo tocamos para recogerlo del suelo o colocarlo en su sitio, pero no para poder cambiar de canal y ver lo que queramos (corremos el riesgo de pataleta extrema)

Ahora la tele solo parece que ofrezca una gran variedad de dibujos animados, y a todas horas (en serio, A TODAS)

Acabamos conociendo mejor a Lady Bug que a nosotros mismos, y nos contentamos con seguir la trama tan interesantísima de la patrulla canina o la odiada Peppa Pig.


De vez en cuando escuchamos a otras personas hablar sobre tal serie o tal película y suspiramos recordando cuando podíamos ver una temporada entera en un solo día.

Luego tenemos un momento de ingenuidad y nos decimos convencidas que esta vez sí que veremos la serie, que ya está bien, que tenemos nuestros derechos y que lo haremos sin remordimiento... Y sí, lo hacemos sin remordimiento, pero no lo hacemos sin sueño.

Una vez duchados, cenados y acostados los niños (eso si conseguimos ducharlos, que cenen y que se acuesten) nos relajamos en el sofá, ponemos nuestra serie y... ¡NOS DORMIMOS!

Lo que no puedo entender es como los viernes y los sábados nos tragamos la película de la noche de Boing o clan con los niños, y cuando nos quedamos solas se nos cierran los ojos...



Aguanta, aguanta, aguanta, aguan... Zzzzzzzz


El otro día papadesquiciado estaba jugando online con sus amigos y escuchó una música de fondo que le resultó más que familiar... Alguno de ellos estaba viendo su película favorita.

- ¡Eh tíos! ¿Quién está viendo Brave Heart?

- ¡Yo! ¿Vosotros la estáis viendo?

- Sí tío, ¡Yo también!

- ¡Y yo!

- Yo estoy viendo Frozen 2...


Evidentemente los amigos de papadesquiciado no tienen hijos, y evidentemente el que veía Frozen 2 era mi marido...


Luego están las salidas sin hijos... ¿En vuestra casa lo llevan bien? Porque Absorbigirl es una puñetera de narices...

Que donde vais, que porqué, que porqué nosotras no, que yo también quiero ir al cine, que yo también quiero ir a cenar fuera, que si no las queremos, que si solo nos queremos entre nosotros, que porque nosotros sí y ellas no, que no queremos estar con ellas, que queremos estar solos sin ellas (pues sí, ahí ha dado en el clavo)

Oye, que somos padres, ¡No esclavos! Tengo derecho a estar a solas con papadesquiciado de vez en cuando sin sentirme culpable. Que somos padres, pero también pareja (y personas) y eso también debe cuidarse.

Os podéis imaginar al interrogatorio que nos someten cuando volvemos ¿No?

Tenemos que explicarles punto por punto lo que hemos hecho, sin dejarnos ningún detalle. Donde hemos ido, con quien, que peli hemos visto, donde hemos cenado, que hemos pedido, si nos ha gustado, de que hemos hablado, si las hemos echado de menos y si todavía las queremos tanto como antes de irnos.



Esta sombra NO la veréis a menudo con padres y madres


¿Y el espacio lavabo que? ¿Qué me decís de eso? ¿No os gustaría tener derecho a ducharos solas, sin niños dentro o fuera de la bañera? Y tomaros vuestro tiempo, sin nadie que os meta prisa o que quiera algo. No tener que salir de la ducha 3 veces porque quieren algo y son incapaces de esperar.


¿Y hacer caca que? ¿Eh? ¡¡SOLAS!!! ¡Eso más que un derecho sería un sueño!


También estaría bien podernos depilar de vez en cuando (si es que queremos hacerlo, claro) Aunque lo bueno de la mascarilla es que nadie nos ve el bigote.


Estaría genial tener derecho a cuidarnos y mimarnos cuando quisiéramos ¿verdad?



¡QUIERO IR AL BAÑO SOLA! ¡¡SOLA!!


Y que Minilapagirl no me obligue a hacerle cosquillitas por los pies, la espalda, la barriga... Aunque yo no quiera. ¡Estoy de las cosquillitas hasta las narices! ¡A todas horas!

Se saca el calcetín, me pone el pie encima y suelta su frase estrella: "¿Me hate coquilla?"

Y ojo no te creas con el derecho de decirle que no, porque te monta un pollo como pocos se han visto, ¿eh?

Al final acaba haciendo la croqueta de un lado a otro: pie, barriga, espalda, pie, barriga, espalda y repetimos ¡Que agotamiento!


¡Pues no quiero, leñe!


Tengo claro que ser madre implica, la mayor parte del día, hacer cosas que no queremos hacer, como levantarme mil veces del sofá para hacer cosas absurdas e innecesarias, como por ejemplo buscar un juguete, acompañar a hacer un pipí aunque en realidad no tenía, ir a la cocina ocho mil veces para buscar comida que no quiere, porque quiere otra cosa, recoger cosas que nadie recoge y mil motivos más que os alucinarían por la imaginación que se gastan estos peques para hacer levantar a sus madres y padres del sofá (¡Incluso a veces de la cama!)


Así que yo, de momento, pienso seguir recordándoles que yo también tengo derechos, a ver si algún día, por repetición o por arte de magia, asumen que quizá, y solo quizá, puedo negarme a algunas cosas con total impunidad (empezaré a repetírmelo a mi misma muy alto y muchas veces al día, a ver si me lo creo yo también)


¿Y vosotras también creéis que tenéis derechos? ¿Os pasan algunas de estas cosas? ¿Habéis conseguido que asimilen que no siempre hay que hacer lo que ellos quieren que hagas? Y si es así... ¿Cómo?


Hijotada del día:


-Mamá, hele mi pié

- Uuuuhhh.. ¡Huele fatal!

- ¿y otlo?

- ¡Este huele aún peor!

- ¿Y culo?

- ¿El culo? ¿En serio? ¡Pues fatalísimo!

- No, mi culo hele bien. Hele a asuca y popa (azúcar y sopa)


¡Hasta la próxima amiguitas!




Suscríbete y no te pierdas las novedades

©2020 por Una mamá desquiciada. Creada con Wix.com