Buscar

Días maternos que se complican

Como ya sabréis las que me seguís en redes sociales, hace unos meses me operaron de la rodilla y he estado inmóvil algún tiempo: Un mes totalmente inservible en el sofá, y otro con movilidad reducida, pero algo más que el primer mes (poco a poco chicas, poco a poco)



Mamadesquiciada muy tullida


Imagino que muchas de vosotras, por suerte, no habréis vivido una situación así teniendo peques en casa (y sin demasiada ayuda) así que para que sepáis de lo que os hablo y podáis decirle a alguien que esté pasando por una situación similar aquello de: "pues yo conozco a una chica que pasó por eso" os voy a hacer un pequeñito resumen de lo que puede llegar a ser.


Es una historia basada en hechos reales, tan reales que se sucedieron en aquellos tiempos en los que no podía levantarme del sofá ni hacer NADA sola. Hemos cambiado los nombres de los protagonistas por aquello del derecho a la intimidad. Una historia de angustia y puro terror.


Se titula: ¨Como una mañana normal se convierte en una mañana de mierder mientras ocurren una serie de acciones encadenadas en un espacio de tiempo de 10 minutos o menos, y que no puedo parar porque estoy tullida en el sofá¨


Actriz principal: Minilapagirl, en el papel de niña cabrona.

Actriz secundaria: Mamadesquiciada, en el papel de mujer histérica gritando desde el sofá.

Artista invitada: Absorbigirl en su papel más corto, pero más importante.


Empezamos, preparad palomitas y poneos cómodas, espero que lo disfrutéis:



¿Seguro que estáis preparadas para esta historia?


Aquel fatídico día se hizo de día a la misma hora que siempre. Papadesquiciado empezaba sus vacaciones, así que ayudó de muy buen grado a mamadesquiciada, como buen cuidador, a ir al lavabo, colocarse en el sofá, y le trajo el desayuno. Mientras ella desayunaba ajena a todo lo que iba a pasar en tan solo unas horas (pocas), él se vistió y sacó a perrabasurillas. Una vez despiertas las dos niñas y con su desayuno puesto en la mesa, papadequiciado pensó que sería buena idea ir a la peluquería en ese mismo momento, porque por todos es sabido que cuanto antes salga alguien, antes vuelve (aunque no siempre es así)

¨ Claro que sí, vete, vete¨ Dijo ella...

No sospechaba que se arrepentiría pronto de esas palabras...


No tardó mucho en que se desatase el kaos y se le fuese la olla a la pequeña de la casa, al minuto más o menos comenzó el terror:


- Minilapagirl, conscientemente, gira el vaso lleno de leche y lo vuelca por todo el suelo (¿Que porqué amiguitas? No se que contestaros)

- Corre a la estantería y lanza lejos y cerca todo lo que la decora: Fotos, libros, figuritas, juguetitos varios, cómics y toda la porquería que se va acumulando en las baldas.

- Mientras, mamadesquiciada grita que ceje en su empeño de destrozar y destruir, pero la pequeña niña cabrona llega a los juguetes y vuelca un cubo entero de pequeñas construcciones.

- Mamadesquiciada ya no sabe que hacer, la mira desesperada mientras alcanza los miles de deberes que le pusieron a Absorbigirl durante el confinamiento (miles de millones de hojas y hojas) y observa impotente como lanza las hojas al cielo y se parte de risa.

- No sabe que ha pasado, así q tan solo atina a preguntar: "¿Porqué...? "

- Puqué sí (risa maligna)

- Porque sí no es un motivo, ¿Qué ha pasado?

- Ella corre a los lacasitos que se ha dejado en la mesa con anterioridad, vuelca la bolsa, se mezclan con los juguetes, la leche y todo lo que había en la estantería

- ¡Ya está bien! ¡Ven aquí y hablamos! ¿Dónde vas?

- La ve irse impasible sin ni siquiera girarse y vuelve de la cocina con una bolsa de patatas sabor hot dog que gira y esparce por todo el comedor (en cualquier otro momento no hubiese casi importado porque saben a rayos, pero mamadesquiciada ya está desesperada porque este brote parece no tener fin)

- Empieza a valorar muchísimo cuando podía levantarse y caminar para poder parar estas cosas y se acuerda del puñetero día que dijo que sí a que la operaran.

- Consigue soltar un grito desesperado a su hija de 6 años para que venga rápido, pero está haciendo caca

- Odia a su marido por haberse ido a cortar el pelo en su primer día de vacaciones y que la ha dejado sola, tullida e indefensa

- Se odia a si misma por haberle dicho: claro, claro, vete, tranquilo.

- Se pregunta que tipo de problema tiene su hija de dos años

- La pequeña se ríe como una villana, peor que la madrastra de Blancanieves.

- Camina por encima de las patatas y los lacasitos. Los patea a gusto, mira a mamá, salta encima de ellos. Grita que puque sí.

- Mamadesquiciada se echa las manos a la cabeza, ve como se le empieza a caer el pelo del estrés y ya empieza a rogarle que se quede quietecita de una jodida vez. Piensa en si conoce a algún exorcitador. Algo raro le pasa a la niña.

- Por fin sale la hija mayor del lavabo, sin entender nada, flipándolo muy fuerte. Después de conseguir superar el shock inicial la coge enérgicamente para que no pueda escapar.

- La lleva al sofá con mamadesquiciada, ella dice que puque sí. Mamá le recuerda que nunca le ha contestado a algo con un "porque sí"

- Ella le contesta que ella sí, y puque sí

- Le explica porque está muy mal hacer eso y que va a tener que recogerlo todo

- Le contesta que ni de coña

- Mamadesquiciada que sí

- Ella que no

- La mira profundamente preguntándose como narices va a controlar a tal energúmena sin conciencia, que no se arrepiente de sus actos y que se la sopla todo, y mucho.

- Vuelve a explicarle lo mal que le hace sentir esa actitud.

- No se arrepiente, eso es para débiles pringaos'. Ella es una guerrera. Una guerrera un poco cabrona, pero una guerrera al fin y al cabo ¿Arrepentimiento? ¡JA! Eso no es para ella

- Le pide un juguete.

- Mamadesquiciada ve un hilo de luz y esperanza y aprovecha la petición para decirle que NO hasta que recoja todo.

- La pequeña dice que vale, pero mamá no logra ver el arrepentimiento por ningún sitio, solo el interés.

- Recoge medianamente.

- La hija mayor, que nunca ha tirado nada, le trae la fregona y empieza a recoger también

- Mamá tullida friega el suelo desde el sofá, como puede, y hasta donde puede, de manera ridícula y torpe, sentada en el borde del sofá y llevando la fregona de delante para atrás. Un espectáculo lamentable, la verdad. Mientras tanto espera a que llegue su señor marido de la puñetera peluquería y la ayude con ese pequeño demonio que tiene por hija antes de que le de otro arranque y destroce la casa entera.


...FIN...


¿Continuará? ¿Habrá una segunda parte?

Puro terror ¿Verdad? Pues así llevo yo desde junio, que me da miedo y todo lo que se le pueda pasar por la cabeza cuando estoy sola sin nadie que pueda pararla.

Ahora ya podréis explicar lo que es estar tullida con niños pequeños en casa, y sin exagerar.


¿Os ha pasado alguna vez? ¿Alguna vez os habéis encontrado inutilizadas sin poderos mover y con niños pequeños? ¿Cómo lo habéis hecho?


Hijotada del día:


Minilapagirl:

- Ni ablá!!!! (Ni hablar)

Absorbigirl:

- ¡¡Eso se lo he enseñado yo!!


¡Hasta la próxima amiguitas!




Suscríbete y no te pierdas las novedades

©2020 por Una mamá desquiciada. Creada con Wix.com