Buscar

PCR y niños

En esta casa, por desgracia, ya hemos empezado con los PCR por todo lo alto.

La verdad es que ya veníamos haciéndonos a la idea de que iba a ser algo habitual con la vuelta al cole, pero que después de solo un par de semanas del inicio de curso ya hayamos tenido la primera hace que mis piernas tiemblen un poco... A ver cuantas más pruebas nos quedan por delante...


Pero como la experiencia es un grado, aquí vengo yo a explicaros como fue nuestro desquiciado inicio en el mundo PCR con niños, ¡Ay! ¿Qué haríais vosotras sin mi?


Esta historia comienza con dos niñas y un catarro mondo y lirondo. Uno normal, con tos y mocos, y una madre responsable en exceso (o no se yo como llamarme a mi misma) y totalmente perdida en el tema, que pregunta al ambulatorio como proceder en esos momentos y le mandan, así, del tirón y de sopetón, dos PCR, uno por niña ¡SORPRESA!

Esa madre responsable en exceso (o no) les explicó a las niñas paso por paso lo que iba a pasar (vamos, lo típico, que les iban a meter un palito para sacarles un moquito ¿Qué sino? Bien explicado ¿No?) y decidió ponerles un vídeo de lo más completito donde aparecía una enfermera explicando en que consistían los PCR en niños.

Un palito, introducía UN SOLO PALITO en los dos orificios nasales. La enfermera en cuestión decía claramente que TAN SOLO INTRODUCÍA ESE PALITO, LA PARTE DEL ALGODÓN. Quedaos con esta información: EL ALGODÓN DE UN SOLO PALITO.


Eso les quedó bien claro a las niñas. A mi también me quedó clarísimo.

Seguía siendo incómodo porque sus fosas nasales son pequeñitas y el algodón del palito largo, pero nada insufrible, tan solo incómodo.

Información aceptada y procesada nos vamos al ambulatorio, las tres con mascarilla, y de la mano.

Minilapagirl a sus 2 añitos y medio repetía sin parar con su lengüita de trapo que iba al médico para que la curasen y que le iban a poner un palito en la nariz (¡UN PALITO!) para sacarle un moquito. Absorbigirl, con casi 7 años, estaba más nerviosa, pero pa'lante, que solo es UN PALITO.


Llegamos y ya había algún que otro niño en la sala de espera, pero nada desbordante, éramos las cuartas. De la consulta salían los niños súper enteros y tranquilos, así que pensé: Bien, ese ÚNICO PALITO no debe ser tan molesto.


Por fin nos toca, y decidimos que Absorbigirl se va a sentar primera a hacérselo, así su hermana ve que no pasa nada, y se queda tranquila.


Cuando Absorbigirl se iba a sentar, la enfermera me dice, muy amable, que no, que me siente yo y la sujete... La verdad es que me quedé un poco descolocada... A ver, a ver, resulta que esta misma prueba quieren hacerla en todos los colegios con los niños solos, sin los papás, sin nadie que los sujete o que pueda abrazarlos después, ¿y ahora me piden que me siente yo, la coja y la sujete?

No discutí, me pareció perfecto poder cogerla en brazos y ayudarla de cerca, esa vez iba a estar yo y podía reconfortarla.

Minilpagirl se puso a mi lado de pie observando el espectáculo.

Palito con algodón introducido, Absorbigirl hace unas muecas pero todo bien, aguantó el tirón estoicamente, pero cuando procede a levantarse nos dicen: "No, no, todavía no hemos acabado"

Nosotras nos giramos de golpe y les miramos entre sorprendidas e incrédulas...



Espera, espera... Dímelo despacito... Repitiplí?


Ahí está... Ahí está la escobilla hurga-cerebros...

Para los que hayáis tenido la suerte de no haceros un PCR, ese palito se mete prácticamente entero, parece que llegue al cerebro y te lo escobille entero y se vaya a salir por el lagrimal, es una sensación cuanto menos asquerosa.

Cuando introdujeron la escobilla hurga-cerebros todo el estoicismo se fue por el retrete. Empezó a agitarse, a quejarse, a llorar... A lo normal, vaya... Porque esa escobilla es un invento del demonio. Aún y así aguantó el tipo y lo hizo fenomenal.


Pronto me di cuenta de que Minilpagirl me iba agarrando cada vez más fuerte del brazo y se iba haciendo más chiquitita.

Para cuando la cogí a ella ya era tarde, y nos hizo saber, muy elegantemente, que ni de coña iban a introducirle nada por la nariz.

Se la tapó fuerte con una mano, mientras con la otra movía el dedo enérgicamente de un lado a otro, gritando a las enfermeras "NO, NO Y NO" una y otra vez.


La consulta se convirtió en una pelea de pressing catch, y el primer palito aún fue más o menos bien (que no) pero la escobilla hurga-cerebros... ¡Ay la escobilla, amiguitas! Eso fue la batalla final para ganar el cinturón de campeones... Los gritos y los "PICAAAA PICAAAA" se debían de escuchar hasta en vuestras casas, probablemente.

De hecho estoy segura de que si no la hubiese tenido agarrada habría prendido fuego a la consulta y al ambulatorio entero.


Cuando salimos de la consulta con Minilpagirl aún llorando y vi las caras de todos esos niños que aún debían entrar... Ay las caras... Eran caras de auténtico terror.

Miraban a mis hijas y se tapaban las caras. Las caras de los padres preferí no mirarlas, pero me las puedo imaginar. Yo miré al suelo y apreté el paso.



Estos eran los padres en la sala de espera cagándose en nosotras


Creo que mis hijas y yo destrozamos la paz de todo el resto de PCRs de la mañana...


Evidentemente Minilpagirl siguió llorando y explicándole a todo el que quisiese escuchar lo mucho que le había picado ese palito, hasta que le di un helado.


Debo haceros un apunte y deciros que he hablado con mamás de otras comunidades y me han dicho que a sus peques lo que les habían hecho era la prueba de la nariz y también la de la garganta.

Así que nunca se sabe cual nos puede tocar. Esto es una ruleta, chicas, una lotería de susto o muerte.

Pero ojo, que ahora viene la segunda parte de esta historia, y es la cuarentena a la que debes someterte hasta tener el resultado, que mis hijas han hecho hasta esculturas y gafas con gusanitos, y no la miento, que tengo pruebas gráficas:



Lo que hace el aburrimiento...

Y por último os daré dos consejitos de amor, de los de verdad: 1. Comprar helados y tenerlos bien preparados para cuando salgáis de la PCR. 2. Si nos veis que entramos en la consulta a hacernos otro PCR, llevaos a vuestros peques a la otra punta del ambulatorio hasta que les pueda dar su helado.


¿Habéis tenido que hacer algún PCR a vuestros peques ya? ¿Cómo ha sido? ¿Os ha ido mejor que a mí?


Hijotada de hoy:

- Mamá, ¿Sabes que ayer empezó el otoño? - Ocoño??? OcoÑo ocoÑo ocoÑo OCOÑOOOO!! OCOÑOO!!!!! OCOÑO OCOÑO OCOÑO OCOÑOOOO... *Todo las personas y animales de la calle mirando MUY raro* - Sí cariño, sí, OTOÑO. Ya ha empezado el OTTTTOÑO. El ¡¡OTTTTOÑO!! Eso cariño, eso, EL OTOÑO!!


¡Hasta la próxima amiguitas!



Suscríbete y no te pierdas las novedades

©2020 por Una mamá desquiciada. Creada con Wix.com