Buscar

Una familia muy ¨normal¨

¡Hola a todas, amiguitas!

Había pensado en empezar presentandoos a los miembros de mi "normal" familia (me encantan las comillas, puedes describir una palabra o situación con un adjetivo totalmente contrario a lo que realmente es, así que " normal" puede significar perfectamente "fuera de lo que cualquier persona que se considere normal, describiría como tal") pero prefiero que la vayáis descubriendo.

En este blog no estamos para dramatismos, estamos aquí para descubrir las grandes mentiras de la maternidad y mi "placentera" (¡ahí están las comillas!) vida como madre de 2 maravillosas y exasperantes niñas.

Os voy a dar una visión brutalmente honesta sobre este tema, sin trampa ni cartón, lo que leeréis es lo que hay, lo que vivo día a día, y lo que siento. Una especie de diario un poco chungo, nada es tan perfecto como nos lo pintan, aunque eso también puede ser muy divertido (y otras veces no tanto...)

Cuando estaba de parto de mi pequeña de 6 años, a la cual llamaré con mucho cariño absorvigirl, miré atentamente a mi madre, alias "la penitas" (podéis imaginaros quien es la gran sufridora de la familia) y a mi suegra, alias "la tortillitas" (éste es más complicado, viene de su manía de hacer una tortillita cada vez que pisas su casa, aunque también es una gran sufridora, el alias de "penitas" ya estaba pillado. Si os digo la verdad nos planteamos cambiarle el nombre a mi madre a "la arrocitos", pero la penitas le pega más)

Sentí que eran masocas rematadas, ¿cómo era posible que esas dos mujeres hubieran tenido 3 y 2 hijos respectivamente? ¿cómo habían sido capaces de repetir? ¿Es que estaban locas o que pasaba por sus cabezas? La verdad es que en ese momento no me corté un pelo y se lo pregunté, y me respondieron que el dolor se olvidaba, a lo que yo contesté muy contundente: - Yo no lo voy a olvidar...

Pues bien amiguitas, la verdad es que olvidarlo, lo que se dice olvidarlo, no lo olvidé, pero sí me atreví con otro parto... Y ahí llegó mi otra niña de 2 añitos, mi "minilapagirl", mi adorada lapa, o percebe, o mejillón, lo que sea que se enganche más a la roca. Podría haberla llamado koala, pero su modo de agarre es más parecido al de la lapa, una lapa que no deja respirar a la roca.

¿Y sabéis eso que dicen de que los segundos son unos supervivientes? Pues sí, lo son, y creo que los terceros ya se crían solitos, nacen y cuando ven la posición en la que han salido, su maduración se acelera hasta que son capaces de cambiarse solos, diagnosticarse un catarro común o comprarse la crema para el culito irritado. Eso, o que los primeros hijos se responsabilizan mucho en la crianza, y lo dice una hermana mayor de 3, la que acunaba y vigilaba al pequeño casi siempre era yo.

Os tengo que decir que mi segundo parto fue maravilloso, mi matrona y ginecóloga eran de lo mejor, unos amores, y el parto sin a penas dolor y dilatando a un ritmo vertiginoso. Entré prácticamente de cero y en a penas 3 horas, salía con mi minilapagirl (en ese momento babylapa) enganchada de la teta y diciéndoles que esperaba encontrarlas en mi tercer parto... Sí amiguitas, porque siempre quise 3 y esta vez estaba segura de querer repetir la experiencia... Hasta que llegué a casa, ¡claro!

Pero de esto os hablaré en otro post, esos dos momentazos postparto una vez sales del "hotelito" y llegas a casa, abandonada y con un "papádesquiciado" en ocasiones peor que tu.

¡Ah! Se me olvidaba algo extremadamente importante... En ese momento (y en muchos otros, claro) en los que estaba en camino de traer vida a este mundo, también estaban los abuelos, en nuestro caso menos comunicativos y expresivos:

- Mi padre, alias "el pasota": este mote proviene de muchos años atrás, cuando, entre otras cosas, si nos llevaba de la mano por la calle nos estampaba contra todos los árboles y farolas del camino, o cuando se quedaba dormido y roncando en las reuniones del cole con la tutora, y cuando hablo de reuniones me refiero a esas en las que solo estaba mi profe, mi madre, mi padre y yo.

- Mi suegro "el caprichitos": Si viene a casa y le gusta algo de lo q tengas, al día siguiente lo tendrá en su poder, pero bastante mejorado, como cuando papádesquiciado tenía un mini dron y a los dos días mi suegro el caprichitos se compró uno de última generación. O cuando se compró una bici normal y su hermano una eléctrica, y al poco tiempo se compró una bicicleta eléctrica, porque claro, si se iba con su hermano no le seguía el ritmo. Pelín envidiosín el caprichitos.

Ellos esperaban tan tranquilos, uno haciendo crucigramas, porque mi padre el pasota es un gran fan de los crucigramas y de dormirse en todos lados, y el otro dormido como un tronco. Así que la sala de espera era un espectáculo entre ronquidos y miraditas por encima del libro de crucigramas y más ronquidos.

La realidad es que solo una de estas grandes mujeres ha aguantado a uno de estos curiosos hombres, mi madre, la penitas, aprovecha estar con él para poderse quejar de más cosas en la vida. Mi suegra la tortillitas fue más lista y le dejó a tiempo.

Así que amiguitas, ésta es, de entrada, la familia que os voy a presentar hoy, seguro que a la larga seguimos descubriendo al resto, pero de quien os quiero sobretodo hablar es de:

Absorvigirl: De 6 años, con el súper poder de absorver a todo el mundo, todo el tiempo y absolutamente todo lo que tiene alrededor, sin tregua ni descanso, con la súperhabilidad de gritar, pero no gritar y punto, gritarlo todo y muy fuerte, gritar incluso cuando se supone que tendría que estar en silencio.

minilapagirl: De 2 años, con el súper poder de agarrarse a todas horas a mamádesquiciada de cualquier parte de su cuerpo o prenda de ropa, ¡y sabe volar! Esté donde esté se lanza de cabeza para llegar a mamádesquiciada. Y tiene la súperhabilidad de dar tortas como panes, ¡incluso durmiendo! (Porque de esto del colecho os hablaré también en otro post) y también da patadas ninja, coge impulso y ¡toma! No importa dónde te de, casi siempre duele. Es una guerrera feroz, ¡nadie le tose! Tiene un grito supercósmico que hace que tiemblen los cimientos.

Papádesquiciado: tiene el súperpoder de desquiciarse mucho y muy de golpe y desquiciar a mamádesquiciada también, y ella no lo ve venir, de repente está y al momento: ¡pum! Ya no. También tiene la habilidad contraria, conseguir calmar las cosas, dar abrazos reconfortantes y hacer lavadoras sin que nadie se de cuenta de que lo está haciendo, entre muchas otras, no despreciemos sus múltiples capacidades (buenas y malas)

Mamádesquiciada: no debería de ser una misma la que describa sus súperpoderes, pero creo que son parecidos a los de papádesquiciado, con la diferencia de las lavadoras, eso es exclusivo de él, yo soy más de dar besos curativos, bueno, y hacer desaparecer los platos sucios, por que no, no son duendes, es mamádesquiciada.

Éstos son mis chorlitos.

Acabaré con una hijotada, que es una frase o una palabra muy del mundo y la mente infatil que, en mi caso, absorvigirl (porque minilapagirl aún habla con un pequeño zapato en la boca, que ésta es otra: ¿Porqué en esta época solo entendemos lo que dicen las mamás? Ahora es cuando escuchamos muchas veces al día de mucha gente la frase: ¿Qué es lo que ha dicho?) ha pronunciado casi sin pestañear, y a mi me ha supuesto un ataque de risa.

¿Y vosotras? ¿También tenéis familias "normales"?

¡Recordad suscribiros por ahí arriba o por ahí abajo, comentar y compartir para ayudarme a crecer y para recibir novedades! ¡Muchas gracias amiguitas!

Hijotada de hoy:

Absorvigirl aprendió a hablar muy pronto, y desde entonces ya no calló nunca más, ni durmiendo, ni estando en la piscina nadando (porque su juego favorito es averiguar las palabras que decimos bajo el agua)

A los 2 años y medio se produjo esta conversación:

Mamádesquiciada: cariño, porfavor, cállate un ratito que me duele la cabeza...

Absorvigirl: ¡pues tómate una pastilla!


¡Hasta otra amiguitas!

Suscríbete y no te pierdas las novedades

©2020 por Una mamá desquiciada. Creada con Wix.com